Número 16”, la araña más longeva del mundo, falleció a la edad de 43 años, de acuerdo al reporte de científicos australianos. El ejemplar del arácnido venenoso habría sobrevivido tanto tiempo al mantenerse en una madriguera “protegida” durante toda su vida y gastando la menor cantidad de energía posible, señalan los científicos de la Universidad de Curtin, Australia, que la investigaron.

Previamente, la araña más viejita de la que se tenía noticia era una tarántula mexicana, que logró existir 28 años. Que una especia logre vivir tanto tiempo en estado salvaje es algo extraordinario, de acuerdo a los científicos australianos.

De hecho, varios científicos señalaron que esperaban que la Araña Número 16 lograra llegar a los 50 años de edad”. “Nos sentimos realmente miserables por su muerte”, señaló Leanda Mason, una estudiante que investiga a estos insectos.