Su rara apariencia se debe a una mezcla en su ADN.

En las redes se viralizó la imagen de una gatita muy particular. "Quimera", es furor por su exótica belleza ya que la mitad de su carita es de color beige y la otra mitad es negra. Además, tiene un ojito miel y otro turquesa.

La felina argentina nació con una quimera genética, una rara ocurrencia natural formada por células de al menos dos huevos originales diferentes. El ADN proviene de dos individuos distintos y se mezclaron en un solo organismo.