Se trata de Harry Beswick, de doce años, que sufre del síndrome de Goldenhar, un raro mal que afecta a todo el hemisferio izquierdo del cráneo y la cara. Por esta razón, nació con la nariz deforme, y no tiene ojo ni oreja en ese lado. Es así que utiliza una prótesis para disimularlo.

Su madre, Charlie Beswick, subió una foto junto a él en Instagram mostrándolo tal cual es. Sin embargo, Instagram la eliminó ya que el software identificó una anomalía y la calificó como "inapropiada".

La madre la publicó nuevamente comentando, "¿qué ves cuando miras a mi hijo? Veo la sonrisa más hermosa, el corazón maravilloso y el amor más puro. Lamentablemente, algunas personas en Instagram sienten que es demasiado para mirar y han reportado una foto de él (de nuevo)".

Ver más productos

Santa Inés, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Inés

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos