La "Casa Embrujada" en una experiencia aterradora para sus visitantes.

La “Casa Embrujada” del parque de diversiones Ocean Park, en Hong Kong, se convirtió en una pesadilla para un joven, de 21 años, quien no logró terminar el recorrido y murió dentro de un ataúd. La víctima, de apellido Cheung, participó de la atracción “Enterrado vivo”, que adelantaba el festival de Halloween y que, según el anuncio, los visitantes atraviesan “la experiencia de ser enterrado vivo solo, antes de luchar contra su salida de su oscura y misteriosa tumba”.

El viaje que resultó mortal se realiza dentro de un ataúd que cruza “un laberinto rocoso, lleno de espantosos ghouls” (seres mitológicos). Sin embargo, poco después del comienzo del paseo, el joven fue hallado inconsciente y aunque lo trasladaron hasta un centro de salud, los médicos sólo pudieron constatar su deceso.

Por el momento, la atracción fue suspendida, mientras las autoridades iniciaron una investigación para determinar cómo ocurrió la muerte.