Un hombre de 46 años vivió por años con síntomas de ebriedad. Tenía mareos, confusión y pérdida de memoria. Incluso, los exámenes de toxicidad arrojaban positivo. Sin embargo, él no tomaba alcohol.

El caso fue publicado por la revista New Scientist recientemente, pero se remonta al 2011 en Estados Unidos. El paciente padecía también episodios de depresión y comportamiento agresivo, por lo que fue diagnosticado por un psiquiatra.

Este le recetó antidepresivos, pero no funcionaron. Los síntomas continuaron y su estado de salud afectó tanto que tuvo que dejar de trabajar. Incluso, en una ocasión fue detenido por “manejar en estado de ebriedad”.

Las pruebas que se le hicieron arrojaron un nivel de alcohol bastante alto. Supuestamente, el hombre había bebido 10 cervezas. Él insistía que estaba sobrio, pero nadie le creía.

Una "máquina de producir cerveza"

A raíz de estas incidencias, decidió llevar un tratamiento en una clínica de Ohio. Los resultados de sus exámenes explicaban que su intestino estaba colonizado por un hongo unicelular conocido como levadura de cerveza.

Se trata del Saccharomyces cerevisiae, un organismo que provoca el "síndrome de auto-cervecería" al ser capaz de convertir carbohidratos en etanol. Después del diagnóstico, se le recomendó una dieta estricta.

Los síntomas disminuyeron significativamente, pero después aparecieron nuevamente. En una ocasión incluso se provocó un sangrado intracraneal debido a una fuerte caída que sufrió por los mareos.

LEE TAMBIÉN: Le secuestraron el auto por manejar borracho: atacó a mazazos al juez y a la mujer

Los médicos creían que en realidad su estado se debía a que bebía alcohol, ya que los niveles en su sangre indicaban 400 m/dL, el doble de lo que antes permanecía. Su última opción fue ir con unos expertos de la Universidad de Rochmond.

Ellos decidieron recetarle una combinación de terapias antifúngicas y probióticos. Con esto, un año y medio después, por fin pudo eliminar sus síntomas y hasta lleva una dieta normal.

¿Qué provocó la colonización de hongos?

El estudio afirma que el paciente tuvo un accidente anteriormente, una lesión en el pulgar, y fue tratado con antibióticos de manera prolongada, lo cual alteró su microbioma intestinal. Esto hizo que los hongos crecieran de manera anormal.

Dado a su situación de ''ebriedad'', el hombre tuvo que dejar a un lado sus actividades cotidianas, pero a raíz del tratamiento al que se sometió, pudo dar fin a su problemas después de seis años de malestar.

LEE TAMBIÉN: La ANMAT prohibió la comercialización de una marca de cerveza

En las redes sociales el caso generó conmoción y cientos de reacciones que le restaban seriedad al asunto.

Sin embargo, muchas páginas hablan de esta condición, la cual puede ser atendida a partir de un adecuado tratamiento médico.

Por seguridad, el paciente lleva actualmente un seguimiento a sus niveles de alcohol.

Ver más productos

San Félix de Valois, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Félix de Valois

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos