Recientemente, se dio a conocer la historia de Fernando Calviño, un practicante de yoga y meditación, que puede sostener más de 70 kilos con sus testículos. Aunque a la mayoría de las personas nos parezca algo doloroso, el hombre dice que la fuerza está en la cabeza y en saber usar "los huevos"

El yoga es una disciplina tradicional, espiritual, física y mental de la India. La práctica enfatiza en la meditación, el conocimiento del cuerpo y la liberación. Además, tiene grandes beneficios, por ejemplo, puede mejorar el nivel general del estado físico, mejorar la postura y la flexibilidad. También relaja y desahoga la mente de los problemas. 

 

Fernando Calviño nació en Buenos Aires en 1956. Desde muy joven sintió una conexión con la cultura hindú. Comenzó con la práctica hace muchos años, esto lo llevo a hacer alrededor de 15 viajes de estudio a la India. Durante ellos, practicó distintos estilos de yoga con los instructores más conocidos del mundo. Actualmente, es profesor de yoga y es una autoridad de la comunidad yoguista.  Además, es muy conocido porque fue el primero en instalar el sistema Iyengar a la Argentina.

El hombre también se formó en el conocimiento corporal, por eso dice que la importancia de sus hechos reside en la capacidad de utilizar algo que ningún hombre comprende, los huevos o testículos.  Según comentó Calviño, aunque no parezcan importantes, estos proveen gran satisfacción. 

 

Xi Sui Ying, esta práctica testicular, no es ni más ni menos que un ejercicio oriental. En esta maniobra, que practican los chinos hace más de 100 años, se busca reactivar la médula de los huesos y nutrir las células del cerebro. Para poder lograr esto, se masajea la zona por unos segundos y luego sé carca peso en la misma y se busca dar equilibrio con suaves balanceos. 

Si bien parece algo extraño y doloroso, es algo 100% real. Según la creencia budista, esta técnica alarga la vida y mejora la calidad de la salud. Se llegó a esta conclusión porque se investigó que los genitales son una fuente poderosa de energía, entonces si se puede aumentar la producción hormonal, el organismo del individuo será más longevo. Es común que en oriente se practiquen estos movimientos desde muy temprana edad y que este conocimiento se transmita de generación en generación. 

El peso no es el problema. 

¿Cómo hace para levantar los 75 kilos?

Básicamente, ata a las pesas una cinta de seda, envuelve cuidadosamente sus testículos y levanta el peso. Parece sumamente difícil, pero para este hombre la respuesta no está en la fuerza sino en la cabeza. Si la mente aguanta "el dolor", no hay nada que pare el ejercicio. El hecho de que él sostenga esa cantidad de kilos es consecuencia de la práctica, el estudio, la dedicación y la meditación. 

Cabe destacar que la practica, realmente ayuda a la mejora del organismo, pero no es una maniobra que pueda hacer todos los hombres. Necesita ser guiada, acompañada y mejorada de a poco para evitar lesiones. 

Ver comentarios