Ir a un restaurante en una primera cita es de lo más común. Pero además de ser un clásico, resulta ideal para conocer a una persona, ya que podés observar cómo se comporta y cómo trata a los empleados del lugar. Y aunque hay veces que la experiencia es desagradable, te ayudará a no perder el tiempo con alguien.

Justamente eso fue lo que le pasó a un hombre, que decidió contar lo sucedido con un posteó en Reddit. Según contó en la publicación viral, su cita resultó ser un completo desastre, después de que la mujer con la que estaba decidiera hacer un comentario grosero sobre la moza.

El muchacho explicó que su cita le había pedido a la camarera que volviera a llenar su vaso de agua, pero se irritó cuando la empleada aparentemente se olvidó de su pedido debido a lo lleno que estaba el restaurante.

La joven en cuestión era una amiga de su hermana, por lo que el final de la historia también le trajo problemas familiares al muchacho.

"El lugar estaba repleto y la camarera pasó por nuestra mesa varias veces. En lugar de un recordatorio amistoso, le dijo que si estaba mentalmente en declive, debería estar en una casa de retiro en lugar de dejar a la gente sedienta", relató el hombre.

"La pobre mujer parecía que estaba a punto de llorar, comenzó a disculparse con mi cita y fue a buscar el agua", agregó.

El hombre quedó "conmocionado y avergonzado" por lo que dijo su cita, e inmediatamente decidió ir y disculparse con la camarera. Pagó la mitad de la cuenta y dejó a la mujer en la mesa.

"Estaba conmocionado, avergonzado y enojado al mismo tiempo. Le pregunté por qué diablos pensaría en esa oración y mucho menos decirla en voz alta. Me excusé y fui a disculparme con la camarera. Pagué la comida que pedí, le di una gran propina y me fui", relató.

Pero al día siguiente, la hermana se enteró de su decisión de salir del restaurante y lo llamó enojada por lo irrespetuoso que fue abandonar a su amiga.

"Esta mañana, mi hermana me llamó enfadada y me dijo que soy un imbécil, por lo que le hice a su amiga. Aparentemente, después de que me fui, el gerente amenazó con llamar a la policía si no pagaba". Al parecer, la joven no tenía plata para cubrir su mitad de la cuenta y tuvo que llamar a su padre para que le enviara el dinero para el ticket y para regresar a su casa.

"Le expliqué a mi hermana lo que hizo su amiga, pero ella no estaba interesada en ponerse de mi lado", contó en el posteo. Su hermana sostuvo que como la pasó a buscar por su casa, tenía que llevarla de regreso a su hogar o darle dinero para un taxi. Además, subrayó que era su deber pagar la cuenta del restaurante.