Una cámara de seguridad captó unas brutales imágenes en un ascensor en Zhengzhou (China).

En la grabación se aprecia cómo una niñera, después de tomar a un niño de los brazos de su madre y al cerrar las puertas de un ascensor, golpea al niño en el vientre por llorar.

La Policía reveló que la mujer le asestó a la criatura 14 golpes en un solo minuto.

De acuerdo con la legislación china, la mujer podría ser castigada con hasta tres años de prisión.