Un alemán, de 26 años, murió tras pasar cuatro años en coma luego de consumir un sandwich que envenenó uno de sus compañeros de trabajo. El acusado fue descubierto luego de que analizaron las cámaras de seguridad del establecimiento. 

La víctima pasó cuatro años en coma por haber sido envenenado con mercurio por su colega y falleció en la locliadad de Schloß Holte-Stukenbrock. El agresor fue identificado como Klaus O., un hombre de 57 años que fue sentenciado a prisión perpetua en marzo de 2019. 

El fallecido fue la única víctima mortal pero el acusado fue grabado mientras envenaba con mercurio el sandwich no solo del difunto sino del resto de sus compañeros. Los que sobrevivieron, sufrieron severos daños en sus riñones.

El agresor fue detenido en mayo de 2018, luego del análisis de cámaras de seguridad que lo mostraron envenenando los almuerzos. Tras hallar ese registro, la policía ingresó a su domicilio y encontró en la vivienda un precario laboratorio con sustancias peligrosas. Entre ellas, la utilizada para envenenar a las víctimas. 

La exposición al mercurio puede causar una serie de problemas de salud, incluyendo problemas de piel, riñones y neurológicos. La mayor parte de la exposición proviene de la pesca, la minería de carbón y oro o de los empastes dentales.