Un hombre llevaba muerto cuatro años en su domicilio del barrio madrileño de San Blas, Madrid, sin que ningún familiar o amigo se hubiese dado cuenta. Cuando los federales fueron a desalojarlo por el impago de la hipoteca, se encontraron con el cadáver momificado.

Los vecinos declararon no lo veían hace años y se lo adjudicaron a su estado de salud. Pero jamas pensaron que todavía permanecía en su vivienda. Aún se desconoce el paradero de sus familiares.

El fallecido, de 56 años, vivía solo y padecía una enfermedad hepática que solo conocían algunos allegados. La última vez que lo vieron fue en 2013, cuando una ambulancia lo acudió por una dolencia.

Hacía tiempo que le habían cortado el agua y la luz por impago, pero no fue hasta que la comisión judicial autorizó a un cerrajero para entrar a su casa y desalojarlo que se conoció su muerte. 

Aunque falta realizar la autopsia, todo apunta a una muerte natural.

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos