La paranoia que se generó por el crecimiento del coronavirus en China llevó a que los barbijos se agoten rápidamente en todo el país. Ante la falta de estos elementos, los ciudadanos del país asiático apelan a la creatvidiad para intentar protegerse del Covid-19, que ya casi infectó a casi 100 mil personas en todo el mundo.

La prensa local señala que la demanda diaria de mascarillas en el país asiático se sitúa entre 50 y 60 millones. 

En este tipo de soluciones vale todo: ponchos para lluviar para evitar que posibles virus permeen hacia las prendas interiores, trajes improvisados con bolsas de basura y objetos para sustuir el uso de mascarillas.

¡Mirá las insólitas imágenes!