Una mujer surcoreana fue encontrada muerta después de haber dormido dentro de un ataúd como parte de un ritual espiritual, destinado a invocar "la buena suerte" y expulsar la desgracia.

Según la Policía de la ciudad sudoriental de Gumi, las tres amigas se reunieron en una casa el jueves por la tarde para realizar el ritual.  La víctima, de 47 años, ingresó en el ataúd alrededor de las 20:00, sin embargo, dos horas más tarde se quejó de dificultades para respirar, pero sus compañeras la convencieron de que intentara permanecer adentro un poco más.

La mujer habría muerto asfixiada.

Lo trágico es que cuando una de las mujeres despertó a la mañana siguiente y abrió los otros ataúdes, encontró a una de sus amigas durmiendo, mientras que la otra ya había fallecido.

"Es posible que la víctima se sofocó mientras dormía dentro del ataúd hermético", señaló un oficial de policía que investiga el hecho. Las autoridades también relacionan que el intenso calor que afecta al país en las últimas semanas puede haber ayudado a la muerte de la víctima.