Muchas personas que deciden mudarse a otro país destacan el increíble choque cultural que suelen tener, algo normal en un territorio con el que no se comparte tradiciones y tampoco determinadas opiniones. Sin embargo, algunas situaciones causan mucha sorpresa para los extranjeros que intentan adaptarse a las diferentes costumbres.

Esto le sucedió a Conie, una joven argentina que vive en Texas, Estados Unidos. Ella eligió mudarse y desde el primer momento compartió su experiencia en TikTok, donde cuenta los motivos por los que se sorprende al juntarse con sus nuevos amigos.

 

Su video más popular cuenta con 118 reproducciones, el cual se hizo viral por su indignación respecto a cómo se toman las reuniones en ese país. Además, tiene 11 mil "me gusta" y 284 comentarios de argentinos impactados con la experiencia de la tiktoker.

Cuál fue la situación que indignó a la joven y que contó en un video para TikTok

"Lo más difícil de vivir en Estados Unidos, inesperado", escribió Conie en su cuenta personal "xconie_". En el video explica que le resulta complicado "sacarle la ficha" a las personas nativas de ese país, ya que se equivocó al pensar que lo que se ve en las películas era suficiente para entender la cultura. 

Cuando hizo amigos y se empezó a juntar con ellos en distintas casas, notó que no es común que lleven algo para comer. Incluso, la invitaron a un cumpleaños y no había "ningún vaso de agua servido, menos que menos un bol con unas papitas", algo que le generó una gran confusión

"El otro día llevé helado a una juntada y volví con el helado, y mi novio me dijo que 'nadie come helado, no es una cosa normal para llevar'", contó la joven con decepción. Cansada de este tipo de situaciones, Conie y su pareja decidieron hacer una reunión en su casa y ocuparse de la comida, algo que ella considera "lo más importante"

 

La sorpresa fue todavía más grande cuando le propuso a su novio hacer "patitas de pollo y bastones de muzzarella" para ofrecerles a sus invitados, y él lo consideró incorrecto. En su lugar, le pidió que prepare algo "deli", como una picada. Esto le resultó raro a Conie, quien hace unos meses se juntó en Buenos Aires con sus amigas y la consideraron "cheta" por llevar una picada. 

Los diversos momentos similares que tuvo que pasar en Estados Unidos hicieron que la joven no quiera encargarse más de la comida, ya que considera que "vive fallando en el menú" por no entender completamente las costumbres.

Ver comentarios