Un hombre asesinó a su médico en Rusia y luego se suicidó ya que no creía en los resultados que le entregaron. El sujeto había sido atendido por Igor Tyulenev, uno de los oncólogos más reconocidos de la zona.

El profesional le había entregado los resultados de estudios clínicos que habían dado negativo y le dijeron que no tenía ninguna enfermedad terminal. Sin embargo, el paciente seguía asegurando que tenía cáncer y que el médico le ocultaba la verdad.

Por ese motivo, el hombre fue hasta el hospital, le clavó un cuchillo en el pecho a su doctor y luego se quitó la vida.