Una mujer de 50 años ha gastado más 26 mil libras esterlinas en seis cirugías estéticas para aumentar el tamaño de su busto.

Así lucía Byrne a la edad de 30 años

Janey Byrne, una recepcionista oriunda de Lincoln, East Midlands en Inglaterra, dijo que ha arriesgado su vida seis veces en total para obtener el escote que siempre ha deseado.

Byrne cuenta que se realizó su primera operación en 2005, después de que su esposo Dave, también de 50 años, le hizo una broma, insinuando que sus pechos la hacían parecer un hombre.

La recepcionista antes de las cirugías estéticas.

Tras una serie de malas experiencias en el quirófano, ya sea porque los implantes fueron dañados, rotos o porque su cuerpo los “rechazó”, Janey afirmó que no volvería a pasar por esas situaciones.

Ella espera recuperar confianza en sí misma, después de estar demasiado disgustada para mirar al espejo sus “lolas”, ya que siempre se habían caído tras las intervenciones.