Víctima de un cáncer de pulmón murió Zhan Wenlian, una mujer china. Su esposo, ante el triste desenlace, lo único que quería era volver a estar juntos. Por eso, averiguó y la convenció de convertirse en la primera de ese país en ser congelada con la esperanza de resucitar, cuando la ciencia lo permita.


La Fundación de Ciencias de la Vida Yinfeng anunció que fue realizada de manera exitosa la primera criogenización de cuerpo completo en China, iniciada cinco minutos después de la muerte de Zhan, a los 49 años, a quien le inyectaron productos químicos diseñados para proteger las células durante el tiempo que dure el congelamiento.

El proyecto comenzó cuando Gui Junmin, esposo de la mujer fallecida, convenció a Zhan y se contactó con la fundación para poder revivir a su esposa, pese a que sabe que no será "en un futuro cercano". "Creo que el amor por su esposa fue el factor más importante en su decisión", contó Kong Fei, miembro de la institución.

Entonces, cuando llegó el momento, se siguieron todos los pasos científicos para dejar el cadáver boca abajo dentro de un tanque repleto de nitrógeno líquido.


Demasiado caro


Debido a los altos costos que conlleva el procedimiento de criogenización, la propia fundación anunció que se hará cargo de todos los gastos de la congelación y del almacenamiento de la mujer. "Se espera que el cuerpo se almacene durante al menos varias décadas. Podemos evaluar su condición después de un cierto período y revivirlo si es posible en el futuro", explicó Kong, quien agregó que aunque continúa la recepción de solicitudes para "congelarse", no aceptarán demasiados cuerpos debido a su alto costo.

Por otra parte, el especialista anunció que planean "construir un banco de órganos" que "probablemente será el más grande de Asia", con la intención de tener "un mejor almacenamiento de los órganos donados".