Rebecca Rushworth vive en Lancs, Reino Unido. Hasta este viernes era una vecina más, pero cuando tomó la decisión de vender los juguetes de sus hijos para hacer en su casa un bar, pasó a ser conocida. La mujer gastó 700 libras (más de 50 mil pesos) en el glamoroso lugar para beber, con un estante para vinos, un letrero de barra LED y vasos de cristal.

Rebecca explicó en Facebook: "Estuve reflexionando sobre qué hacer con este espacio perdido debajo de mis escaleras desde hace un tiempo. ¡Estoy en Pinterest todos los días, y estos bares en casa seguían apareciendo! Así que era obvio que tenía que hacerlo realidad". Rebecca detalló sus compras ahorrativas, incluyendo un cactus de 70 pesos, luces de hadas de 350 y un letrero BAR iluminado que costó alrededor de 2100 pesos.

Pero ese deseo de la mujer de 34 años, se pudo hacer realidad en detrimento de la alegría de sus dos pequeños hijos, Sienna, de cinco, y Frankie, de tres, a quienes le vendió parte de los juguetes para llevar a cabo su proyecto. "Los niños no estaban muy contentos, quieren que les devuelvan su tienda, pero la vendí en secreto. Mi pequeño niño preguntó si era hora de fiesta otra vez", dijo.

Pero se justificó: "Los niños ya no usaban la tienda y era un desastre y un espacio desperdiciado. Terminamos con bolsas y zapatos allí, así que pensé 'voy a hacer una bodega', pero fue muy costoso conseguir el dinero". Pese a la horrible actitud de la madre, aún no estrenó su amada obra. "Todavía no lo hemos usado, ¡pero le dije a mi esposo que teníamos que probarlo!".

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos