El hecho ocurrió en India. El nene de 4 años se tragó un silbato y el juguete se le atoró en las vías respiratorias, por lo que cada vez que tosía se escuchaba un extraño sonido.

Sus padres lo llevaron al otorrinolaringólogo y le hicieron una radiografía del pecho, que arrojó que tenía el pulmón izquierdo estaba hiperinsuflado, publicó The New England Journal of Medicine.


Los médicos le practicaron una broncoscopía: le insertaron un dispositivo delgado a través de la garganta para llegar al pulmón izquierdo y removieron el silbato.

Al día siguiente, las nuevas placas de rayos X mostraron que el pulmón afectado se había desinflamado y que todo, incluso la tos del nene, había vuelto a la normalidad.