La travesura del pequeño se volvió viral.

Un nene de 12 años revolucionó los medios del mundo con su insólita historia. El menor le robó la tarjeta de crédito a su madre y voló desde Sídney a Bali,  Indonesia, para para pasar cuatro noches en un hotel de lujo.

Tras discutir con su madre Emma, el pequeño Drew le robó las tarjetas de crédito, averiguó qué aerolíneas le permitían viajar sin una firma autorizada de sus responsables, encontró su pasaporte y se fue al aeropuerto cuando dijo que iría al colegio.

Emma, la mamá del nene.

"Me sorprendió que nadie me pregunte por qué viajaba sólo. Simplemente me pidieron mi identificación de estudiante. Fue genial, quería vivir una aventura", dijo. 

Cuando desde la escuela del menor llamaron a sus padres para avisar que no había acudido a clases, el nene ya estaba en un hotel 4 estrellas situado en Bali.