Así decidió protestar este santafesino por la mala conexión de wifi.

El mal servicio de Internet generó la ira de este santafesino que hizo una ingeniosa protesta en la oficina comercial de la compañía de wifi. Ante la falta de respuestas, decidió llevar el modem, arrastrándolo como si fuese un perro.

La primer queja, la realizo el 20 de agosto pero sin obtener resultado, al igual que el 24 de agosto cuando realizó la segunda queja. Luego de 40 llamados telefónicos sin obtener resultado, el departamento de gestión le informo que no había deudas sino que era un "problema técnico". 

El 7 de septiembre, el hombre decidió asistir al local a los gritos. "Conseguime un técnico y me lo llevo de la mano a mi negocio o llama a la policía. Mi paciencia se agotó, estoy deprimido. De acá me voy con un técnico o con la policía” sentenció".