La pequeña pieza que había quedado alojada en el cuerpo del paciente (BMJ).

Un hombre de la localidad británica de Preston fue prematuramente diagnosticado de cáncer de pulmón, cuando un grupo de médicos observó una mancha anormal en una radiografía de torax. 

El paciente de 47 años, fumó los últimos 30 años y venía padeciendo una tos importante desde hacía un año. Tras ver que el panorama no mejoraba decidió consultar a los especialistas. 

Para alivio del sujeto, en el Royal Preston Hospital decidieron profundizar con otros estudios. Afortunadamente detectaron que se trataba de un pequeño cono de tráfico de Playmobil que se había tragado cuando tenía 7 años. 

La radiografía que prestó a la confusión.