Una clienta compró una TV nueva en Bahía Blanca, pero al instalarla se dio cuenta que era usada. Liliana Noemí Ceci, la damnificada, descubrió que era la tercera poseedora del artefacto cuando quiso configurar su cuenta de Netflix y ya tenía cargada otra.

"El 10 de diciembre compré un TV Smart LED marca Samsung 32 que aboné al contado con mi tarjeta de débito ($ 5.999,23, Factura N° 1468-00128284). El 30 de abril pasado mi hijo intenta instalarnos Netflix y encontramos una cuenta abierta a nombre de otra persona", dijo la reciente jubilada.

La foto que sacó la damnificada con los usuarios del anterior dueño.

Si bien la mujer dijo que le admitieron que la TV no era 0km, la culparon por no haberla devuelto en el plazo estipulado. "No me negaron que me habían vendido un televisor usado. Me trataron de muy mala manera y me dijeron que cuando comprábamos un electrodoméstico teníamos 10 días de plazo para devolverlo. En conclusión, yo tengo la culpa por no haber instalado Netflix en los primeros 10 días", comentó indignada.

"Esto es una estafa", dijo Ceci quien elevó su reclamo a Defensa del Consumidor.