Un estudio publicado en la Revista de Cirugía Plástica arrojó que las “selfies” pueden incrementar la apariencia de tamaño de una nariz hasta en un 30%.

Esta incidente ocurriría principalmente en las imágenes que se toman a 30 centímetros de distancia, aproximadamente, del rostro.

La razón es que la cámara se encuentra proporcionalmente más cerca de la nariz que del resto del rostro en estos casos.

¿La solución? Simplemente tomarse la foto de una posición más lejana, señalan expertos.