Un oso entró a una casa mexicana de Monterrey y se devoró a un pequeño cerdito que tenían como mascota y se encontraba en el jardín de la vivienda. Las cámaras captaron cómo se lo comió y luego logró huir sin ser atrapado. 

El propietario del inmueble reportó el caso a Protección Civil de Nuevo León y el personal trató de capturarlo pero el salvaje animal escapó rumbo al cerro. 

Agentes de Fuerza Civil y de la delegación de la Produraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) se movilizó frente al caso. El animal no provocó daños a personas.

El video fue publicado en las redes sociales: