La comunidad de Lusaka, en Zambia, está sorprendida por la reciente confesión de una enfermera neonatóloga que admitió haber cambiado 5 mil bebés por mera diversión. Elizabeth Bwalya Mwewa, la mujer en cuestión, padece un cáncer terminal y para “estar en paz con Dios” decidió contar su secreto mejor guardado. 

Los hechos se dieron en el Hospital Universitario de Lusaka durante los 12 años que trabajó en él como enfermera neonatal, entre 1983 y 1995. Lo llamativo, sin embargo, es que ningún padre, en ese lapso, se acercó al nosocomio para contar algún tipo de irregularidad con los bebés otorgados.

Por eso, en la comunidad hay quienes sostienen que la declaración de la mujer no tienen ningún sustento y que de hecho sólo estaría buscando hacerse famosa en el último tramo de su vida. El sitio de noticias Lusaka Times investigó y se topó con la información que en dicho nosocomio no trabajó ninguna mujer con ese nombre.

Pese a esto, la mujer se muestra convencida con su discurso y se muestra indeclinable con su macabra versión de los hechos.

Elizabeth Bwalya Mwewa, la enfermera que confesó.