La policía de Nueve York asesinó a  Saheed Vassell, un joven de 34 años con trastornos psiquiátricos, al interpretar por error que el sujeto estaba armado y era peligroso. 
 
Finalmente resultó que el elemento con el que asustaba a los vecinos era un caño de aluminio. 
 
Vassell murió tras recibir diez disparos, aunque en el lugar los peritos hallaron más de 14 vainas que corresponderían a las autoridades.