El Gobierno de La Gresle, una pequeña localidad francesa con 850 habitantes, prohibió a sus residentes morirse en sus domicilios durante los fines de semana y feriados, debido a la escasez de médicos en el lugar.

Isabelle Dugelet, alcaldesa de La Gresle, firmó el viernes pasado un decreto municipal que prohibe que "los habitantes mueran en sus casas en el territorio municipal los sábados, domingos y días festivos, por tiempo indefinido", informó el medio local Le Progrès.

Esa medida ocurrió luego de que la propia mandataria pasara dos horas y media intentando buscar un médico para certificar la muerte de un vecino que había fallecido en su casa en la madrugada del pasado domingo 1 de diciembre, un procedimiento obligatorio para comenzar los trámites para el velorio. 

LEÉ TAMBIÉN: Rezaban durante un funeral, cayó un rayo y mató a 6 personas

Según Dugelet, su intención es demostrar "la absurdidad de un sistema al cual el alcalde responde con un decreto absurdo". "Si los problemas para conseguir un médico de cabecera, o simplemente para ser tratado, son cada vez más críticos, ahora será necesario elegir su momento para morir o bien elegir la forma pública en que el Servicio de Atención Médica de Urgencia tiene la obligación de intervenir", indicó la mandataria.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a los santos Timoteo y Tito.

La Iglesia recuerda a los santos Timoteo y Tito

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos