En Inglaterra, la policía de Durham, trata de identificar a un hombre que intentó asaltar un comercio.

El delincuente entró armado, pero pasados algunos segundos tuvo que salir corriendo por que el empleado entendió su objetivo, desenfundó su pistola y le disparó reiteradas veces.

Las balas no llegaron a herir al ladrón por lo que pudo escapar rápidamente y se encuentra prófugo de la justicia. La policía pidió colaboración a la ciudadanía para dar con su paradero.