Una joven estadounidense quiso grabarse practicando yoga a la orilla de un río para luego subirlo a Instagram y casi muere.

La mujer intentaba conseguir la postura perfecta cuando perdió el equilibrio y cayó al agua, estrellándose contra las rocas. 

La protagonista del video agradeció haber sobrevivido, pero aseguró que si su video no es uno de los más ridículos de Estados Unido, no habrá valido la pena.