Si bien la policía registró sólo 40 llamados desde el celular del joven, en el registro de llamadas entrantes al 911 se evidenciaron, en total, 2800. 

Una de las pruebas que utilizó la policía.