Una elefanta bebé albino se quedó con una cicatriz como la del “Guasón” tras estar atrapado durante cuatro días solo en una trampa. El mamífero, que tiene una piel rosada única, fue hallado en una reserva privada cerca de la frontera del Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica.

Su nombre es Khanyisa, ella fue encontrada con heridas severas en la parte posterior de las orejas y el cuello. La trampa, que se había envuelto alrededor de sus mejillas, le provocó un importante corte que iba desde las orejas hasta la boca en ambos lados al igual que el Guasón.

El mamífero tiene una piel rosada única.

Las heridas eran tan graves que los gusanos comenzaron a comer la carne abierta que se descomponía alrededor de sus mejillas. Esto hizo que se le hagan agujeros en su boca.

Afortunadamente, Khanyisa fue rescatada por Hoedspruit Elephant Rehabilitation and Development, un orfanato de elefantes de Sudáfrica. Ahora, la bebé se está recuperando en su nuevo hogar.

El elefante tiene un importante corte que va desde las orejas hasta la boca.

Sue Howells, de la organización, comentó tras los hechos: "Parecía tan inocente, frágil y pura, y sin embargo tan valiente, una belleza única que había sido tristemente mutilada por las manos del hombre". "Sabíamos que teníamos que ayudarla, protegerla y darle un lugar seguro para que nunca más tuviera que soportar un trauma similar", agregó.

Fue Adine Roode, la fundadora de Hoedspruit Elephant Rehabilitation and Development, quien la llamó Khanyisa, que significa "luz" en shona, un idioma bantú de ese pueblo en Zimbabwe.

La bebé se está recuperando en su nuevo hogar.