Un británico fue rescatado de una fosa, de una profundidad de cuatro metros, tras pasar seis días herido en el interior de la misma. El hecho ocurrió en Bali, isla de Indonesia.

Según se dio a conocer, Jacob Roberts -de 29 años- cayó mientras intentaba escapar de un perro. Fue el último sábado cuando finalmente un equipo de rescatistas lo extrajo de la cavidad de cemento.

Posteriormente, el individuo fue llevado al Hospital BIMC Nusa Duadonde para ser atendido. Allí cuenta está con todas las atenciones necesarias para la recuperación de su fractura y de las contusiones provocadas por el golpe.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores aseveró que están "apoyando a un británico en Bali" y están "en contacto permanente con el hospital local".

Por su parte, el oficial de policía Yusak, Agustinus Sooai, sostuvo que el hombre “parecía demacrado y herido”. 

Después de tropezar y caer en el pozo, el sujeto se rompió la pierna.

La alerta fue dada por un campesino del pueblo de Pecatu en la turística isla de Indonesia. "Un habitante que iba a dar de comer a sus vacas escuchó las llamadas de ayuda de Jacob", relató el jefe de rescate local, Gede Darmada

Después de tropezar y caer en el pozo, el sujeto se rompió la pierna. De acuerdo con lo expresado a las autoridades, estaba tratando de escapar de un can que lo perseguía y que lo obligó a salir de la aldea.

Según trascendió, el británico estaba tratando de escapar de un perro.