Un buzo se preparaba para nadar con tiburones en la península de Coromandel, Nueva Zelanda. Su idea era hacerlo sin ningún tipo de protección para disminuir la fama de agresivos que tienen estos animales. Sin embargo, terminó grabando una insólita situación.

El sujeto estaba presto para saltar al agua, cuando un gran tiburón mako clavó sus dientes en la cubierta de la embarcación. "¿Qué estás haciendo?", le pregunta el hombre con tono de reproche. El animal parece escuchar la pregunta y acto seguido suelta el bote desapareciendo bajo el agua.

"Estaba a punto de saltar al agua para nadar con este tiburón mako, y esta es la bienvenida que recibimos", escribió el autor de la grabación en YouTube. 

El hombre explicó que al nadar con estos animales sin refugiarse en una jaula pretende "mostrar a la gente lo que realmente son los tiburones y cambiar sus puntos de vista" sobre ellos.