Ya sea que te tomes unos días y pases el calor gracias a una gaseosa en un banco de la plaza de tu barrio o que puedas darte el gusto de broncearte en una paradisíaca playa, lo cierto es que llegó diciembre y entre los deseos más populares está la palabra "vacaciones".

Fran es un usuario de Twitter que tuvo el privilegio de estar entre los segundos. Sin embargo, cuando llegó a una hermosa isla se dio cuenta de un detalle, muchas personas estaban pendientes de las fotos que podían tomar para sus redes sociales en vez de apreciar el paisaje que tenían ante sus ojos.

"Lloro. Hoy fuimos a una isla y había fila para sacarse una foto con una palmera torcida. Instagram nos cag... la vida", aseguró el usuario @franpierna, y adjuntó una foto como prueba en la que efectivamente se pude ver cómo un grupo de más de diez personas esperaba su turno para capturar la imagen.

Hicieron cola para sacarse una foto con una palmera y generaron polémica

En los comentarios bajo el tuit hubo de todo. Varios comentando acerca del libre albedrío para usar el tiempo de ocio y otros en pos de disfrutar lo que se está viviendo sin documentarlo. "Qué incómodo hacerte la relajada con 40 monos esperando y mirándote", aportó Alfonsina su punto de vista.

"Casi nunca tengo fotos de los momentos lindos porque me dedico a disfrutarlos y en lo último que pienso es en fotografiarlo", escribió Brenda. "Vale más la foto que la experiencia, una realidad apenas visual, un desperdicio de humanidad", agregó Luis. "Pobre palmera, aguantar todos los días la imbecilidad humana", replicó una tercera.

Entre los que defendieron la opción de la espera, uno pidió que "tire la primera piedra quien no hubiese esperado para sacarse una buena foto en algún lado". "Estás en una isla caribeña y no tenés más obligaciones que estar al sol en malla esperando una foto. Sí, una cagada lo que Instagram le hizo a tu vida", opinó @blackbun4.

La foto fue tomada en Isla Saona, en República Dominicana, pero el autor del tuit no indicó a dónde la había sacado. Sin embargo, todos coincidieron en que no podía ser en Argentina por un pequeño detalle que no tiene que ver con el agua cristalina y la arena blanca. "¿Dónde es eso?", preguntó Johanna. "Las Toninas", le respondió @matineville. "En Las Toninas ya habría alguien cobrándote $1.000 la foto", le aseguró ella. "Y bien cobrados por pelotu...", sentenció Javo.