En muchas ocasiones, en las casas se rompen artefactos que son difíciles de arreglar por cuenta propia o que requieren el trabajo de una persona experta. Por esta razón, es común que gasistas, electricistas, plomeros y otro tipo de profesionales sean llamados con frecuencia.

Aunque a veces es difícil confiar en las personas desconocidas porque no se tiene noción de lo que valen ese tipo de trabajos, generalmente se decide hacerlo porque hay problemas del hogar que no pueden esperar y deben solucionarse de inmediato.

Esto le sucedió a Daniela, quien decidió llamar a un gasista porque necesitaba arreglar la estufa y no era un caso que podía esperar. La joven lo publicó en Twitter, en poco tiempo se hizo viral y tuvo muchas respuestas.

Qué publicó en Twitter la joven que llamó al gasista

"Vino el gasista a arreglar la estufa. Mira y me dice que se va a comprar el repuesto de no sé qué, que no tenía arreglo; le digo que lo acompaño para pagarlo con tarjeta. Se quedó y encontró la solución sin repuesto de nada", escribió.

El tuit de la joven que llamó a un gasista y se salvó de una posible estafa.
El tuit de la joven que llamó a un gasista y se salvó de una posible estafa.

El tuit ya cuenta con 1471 retuits, 69 tuits citados, 65 mil "me gusta", además de muchos comentarios de personas que le recomendaron lo que tiene que hacer ante esas situaciones "para no caer en estafas".

"Como alguien con un oficio les digo que a cualquier profesional que vaya a hacerles cualquier trabajo que necesite materiales, empiecen por decirle que los compran ustedes", "Por más que le des la plata, te tiene que dar la factura de lo que gastó", "Un bajón, pero es así, buscan la forma de cag**** siempre. Trabajo en una ferretería y es súper común que te pidan que en la factura le pongas un poco más de lo que gastaron", fueron algunas de las reacciones.

Otras personas, sin embargo, le contaron situaciones similares que tuvieron que pasar. "Mismo caso, pero con alguien que arregla heladeras. Se la llevó, arreglo solo el display y me cobró 10 mil pesos, jamás la destapó. A la semana dejó de andar, lo llamé y no vino", "Me conectaron el calefón y no funcionaba bien. Me dijeron que tenía que cambiar toda la cañería y salía una fortuna. Vino otra persona y me dijo que podía ser que conectaron mal las mangueras de salida y entrada de agua", expresaron.

Por la repercusión que generó el tuit, la protagonista se cansó de recibir consejos. "Dejen de repetirme que tengo que pedir factura para no ser 'parte del problema'. No se necesitaba el repuesto, ¿qué tiene que ver la factura? Además dije que quería pagar con tarjeta".

Ver comentarios