Un hombre de 52 años acudió a las cinco de la madrugada al Wat Sutthawat, un templo budista de Pattaya —una conocida ciudad turística de Tailandia— pero no con la intención de ofrecer sus respetos a Buda ni de obtener la bendición de los monjes.

Peerapong Jirakunarat fue captado por cámaras CCTV deambulando ante el templo con una garrafa de las utilizadas para transportar gasolina. Lentamente se dirige hacia detrás de un edificio y segundos después, cuando se encuentra fuera del alcance de las cámaras, se produce un gran destello, según muestra un video publicado por el portal británico Metro.

Los monjes del templo salieron corriendo al patio y vieron el cuerpo del hombre envuelto en llamas.

Los oficiales de Policía que extinguieron el fuego encontraron en los bolsillos de Jirakunarat decenas de billetes de lotería sin premiar y documentos bancarios que demostraban que el suicida tenía muchas deudas. El hombre murió a consecuencia de las quemaduras.