En las redes sociales, personas comunes y corrientes exponen en sus perfiles diversas situaciones y las dejan libradas al juicio de cientas de personas que interactúan con el contenido, “likean”, repostean y, por sobre todo, opinan.

Es el caso de la usuaria @beba.valdezh, quien contó a través de su cuenta de TikTok una experiencia inusual que tuvo como centro de la escena a su ex vínculo amoroso, la cual se volvió viral.

La historia comienza con ella desconfiando de su novio: tenía la certeza de que la estaba engañando. Pero como con la certeza no alcanza, decidió tomar una drástica pero eficaz decisión.

 

Lejos estuvo de esperar a que se esté duchando y revisarle el teléfono, o intentar descifrar su contraseña y revisarle los chats. La joven fue más allá y le pagó a un ladrón para que le robe el celular a su pareja y poder tener la seguridad de que le era infiel. Pero la historia tuvo un ingrediente adicional.

Luego de dar con la persona indicada para el “trabajo”, la chica, oriunda de Coahuila, México, quedó a la espera de novedades. Y el asaltante hizo lo suyo: como habían pactado con anterioridad, interceptó al muchacho y le robó el teléfono celular.

Tras el hurto, y como habían quedado, le entregó el móvil a la joven para que haga lo suyo. Finalmente, la mujer pudo confirmar sus firmes sospechas: su novio la estaba engañando.

Posteriormente, y como era parte del plan, le entregó al ladrón el teléfono para que lo vendiera. Pero una actitud inesperada de parte de él la sorprendió completamente: tras la decepción amorosa y quizás apenado por ella, el delincuente le entregó una parte del dinero por el que había intercambiado el celular.

 

“Cuando me acuerdo que le pagué a un asaltante para que le robara el cel a mi novio porque quería ver si me era infiel. Lo terminé de verificar, empecé a llorar y se lo di. Después, cuando vendió el cel me marcó para darme la mitad del dinero porque efectivamente sí me ponían los cuernos”, escribió sobre el video que subió a la plataforma Tik Tok.

Los comentarios sobre el video no se hicieron esperar, y estuvieron divididos. Hubo quienes se rieron de la situación y quienes la apoyaron: “Yo le hubiera dicho ‘nadie se había preocupado tanto por mí’”, “Cuando tiene más palabra el asaltante que el novio”, “Sería una retribución de manera monetaria por daños emocionales y creo que no pagó ni un cuarto de lo que debía”, “Qué buena onda del asaltante”, “El mejor dinero invertido”, comentaron.

Otras mujeres celebraron la ocurrencia y contaron experiencias personales: “No anden dando ideas porque sí la aplico”, “Nunca se me hubiese ocurrido. Me falta imaginación”, “Sí soy, yo mandé a un taxista a su casa en la madrugada para que lo despertara y me contará si estaba con alguien”.  Pero también varias personas la criticaron:  “No sé, pero no le creo nada”, “Si no confías en una persona, déjala, pero, ¿robarle el móvil?”, escribieron en los comentarios.

Ver comentarios