Si antes de la pandemia era muy común pedir comida por delivery, durante y después de la cuarentena se volvió casi un hábito. Para muchos, encargar por teléfono y esperar a que lleven el pedido hasta el domicilio es lo más práctico pero, en algunos casos puede salir bastante mal. A veces, la comida no llega a destino como uno prefiere.

Esta vez no se trata de demoras. En este caso Sergio Hendrix contó en Twitter esta semana que pidió varias pizzas a un local muy conocido pero, cuando llegó su comida había algo raro. ¡A cada pizza le faltaba una porción!

 

Así llegó el pedido de
Así llegó el pedido de Sergio.

Inmediatamente, el usuario se comunicó con el restaurante para que atiendan su reclamo. "Tal vez se las comió el cadete", fue la respuesta del telefonista.

El enojo y la denuncia en las redes se volvió viral. Los seguidores no podían creer que todas las pizzas estuvieran incompletas. Aunque, no todo fue tan malo ya que la repercusión del tuit llegó a la dueña del negocio después de una reseña negativa en Google. La mujer le pidió disculpas e incluso lo invitó a ir al restaurante a consumir sin cargo. 

"Luego de una reseña en Google hoy se comunicó la dueña pidiéndonos disculpas. Nos propusieron ir al local a consumir sin cargo o enviarnos a domicilio sin cargo un pedido similar", contó Sergio. 

"Final felíz", manifestó el cliente. Además, dijo que "las buenas cosas también hay que remarcarlas". Por eso "gracias Redes Sociales".

Ante el agradecimiento de Sergio, una seguidora no estuvo tan de acuerdo. "No es para destacarlo como algo bueno, es su obligación", escribió la mujer.

"Denuncias a Defensoría del Consumidor. Más allá del chiste no corresponde. En un país serio te devuelven la plata y te envían otro pedido. Hace rato que no uso las aplicaciones para pedidos. Un desastre todo", fue el comentario de otra persona.

El debate fue cada vez más amplio en Twitter. Así, se pudo conocer un caso similar.

 

La experiencia de Pablo con el delivery

Pablo, un rosarino, encargó una tira de asado con ensalada de rúcula y parmesano para él y su esposa. A través de una app de delivery hizo su pedido. 

La pareja siguió el paso a paso, según informó La Capital. El pedido iba avanzando en la app, llegó a decir hasta "el pedido ya está en camino". Pero nadie tocaba el timbre del departamento de la ellos. Así, pasaron los minutos y al parecer el repartidor estaba cerca del domicilio.

Lamentablemente ocurrió algo muy inesperado. El celular sonó para avisar al señor que su pedido fue suspendido. Además, le decía que la empresa le iba a devolver el dinero de su pedido en la misma cuenta bancaria ligada a la tarjeta de débito con la que se pagó la comida.

 

Indignantemente, Pablo se contactó con el local. "No nos llama la atención, suele ocurrirnos", le contestaron del otro lado del teléfono. "Nosotros entregamos el encargo al cadete y fue para tu casa; después acá nos saltó que el envío se suspendió".

Ante la inesperada respuesta, el señor que esperaba su comida fue al restaurante personalmente. "Nos hacen quedar mal con el cliente. Parece que el delivery tiene la posibilidad de cortar el traslado y, cuando lo hace, se queda con el pedido. Se lo come, total sabe que al comprador le reintegran lo que pagó", le dijo el encargado del negocio a Pablo. También, le contó que ellos pierden mucho más porque no recuperan la comida y la aplicación les devuelve solo la mitad de lo que tendrían que recibir.

Ver comentarios