Un hombre, en completo estado de ebriedad protagonizó un insólito suceso al quedarse dormido sobre el capó de un auto por espacio de dos horas, en la localidad bonaerense de Monte Grande.

En ese interin, los dueños del vehículo intentaron despertarlo para poder sacar el vehículo, pero el sujeto no mostraba reacción alguna. Tuvieron que llamar a la policía para, finalmente, lograr sacar al individuo.

Según contaron a cronica.com.ar vecinos del lugar, el suceso ocurrió durante el fin de semana en la avenida Boulevard Buenos Aires al 200, en el citado distrito del sur del Gran Buenos Aires. En ese sitio, un hombre en visible estado de ebriedad, había caido "rendido" sobre el capó de un Peugeot 205 rojo allí estacionado.

"Al principio pensamos que era una broma, porque el tipo estaba fisurado, no parecía real. Pero cuando cayeron los dueños del auto e intentaron despertarlo, nos dimos cuenta de que era todo cierto. El hombre estaba 'dado vuelta' literalmente" contaron a este medio los denunciantes.

Los propietarios del Peugeot comenzaron a preocuparse, dado que el sujeto podía estar sufriendo algún trance o problema de salud. "Primero nos riemos y después empezamos a pensar que podría haberse descompuesto. Además, aunque parezca gracioso, estabamos apurados y necesitabamos sacar el coche", expresaron.

Fue así que llamaron a la policía y, a los pocos minutos, se hizo presente un patrullero. Los efectivos tampoco pudieron reanimar el individuo y debieron llamar a una ambulancia. Sólo los médicos pudieron despertarlo y en ese momento aparecieron unos amigos "que se lo llevaron antes de que los policías lo trasladaran a la dependencia", agregaron los informantes.

El dato curioso del hecho, insólito en sí mismo, lo marcó la patente del auto, que empieza con las letras BED (cama). "Cuando descubrimos eso, nos causó más risa todavía", finalizaron los vecinos.