Las aplicaciones de alojamiento online tuvieron una crecida importante en los últimos años. Pese a que la pandemia de coronavirus afectó claramente este negocio de los propietarios, gracias a la vacunación, el sector turístico tuvo su repunte. Ahora, una publicación en Twitter se hizo viral al mostrar una extraña bienvenida que un anfitrión le hizo a su huésped tras alquilar un departamento en Airbnb.

Según contó el usuario de Twitter, el alojamiento tenía una buena puntuación en cantidad de estrellas. Sin embargo, el huésped se llevó una terrible sorpresa cuando llegó al departamento que había alquilado.

El turista se sorprendió al ingresar al lugar, el cual estaba decorado con decenas de globos con formas y variantes de todos los colores. Además de los globos, el anfitrión preparó afiches con la cara impresa del huésped, con una breve biografía que el dueño del lugar sacó de los perfiles del turista en la web y una serie de estrictas instrucciones que debía hacer el joven para calificar al alojamiento.

En la publicación, el tuitero escribió una extensa descripción de lo que le había ocurrido al alquilar este departamento: “Me acabo de hospedar en un Airbnb muy muy creepy (siniestro). Me recibieron con globos y mi nombre escrito por todas partes. Se metieron a mi perfil para imprimir mi cara y poner en varios lugares. Incluso saben que soy antropólogo”.

En ese sentido, uno de los afiches “apretaba” al joven para que escriba específicos comentarios positivos sobre su experiencia en ese alojamiento. Entre estas órdenes sobre qué debía escribir el huésped, se encuentran: “Me sorprendió la decoración armónica vintage; Que es mejor que un hotel cinco estrellas”; “El mejor Airbnb que he estado”; “No creí recibir tanto por tan poco que pagué”; “Su atención fue muy detallista”; “Me trató como un amigo”, “Sin dudas la mejor opción para rentar en la ciudad”.

Las exigencias que le pidió el hospedador al joven turista.
Los globos que le dejó el anfitrión en el departamento.

Además, el dueño le exigió que “si por algo no calificaba con cinco estrellas”, antes debía decirle a él qué era lo que había sucedido.

Como si fuera poco, además del susto que se llevó al ver esta extraña bienvenida, el joven huésped se quejó de que el departamento estaba desordenado y sucio, ya que en le suelo había muchos pelos e, incluso, algunas uñas.

“El lugar no estaba limpio. El baño tampoco. El colchón era inflable y se desinfló a media noche. Los globos ya tenían días inflados porque se notaba en lo aguado”, detalló el joven en su descripción