Un ex banquero de 60 años, que vive en Texas, está obsesionado con los reptiles y quiere convertirse en el primer "dragón sin género" del mundo. ¿Qué hizo ahora este hombre? Pidió que le extirpen sus genitales. Según contó a los medios locales, el hombre llamado Richard Hernández, gastó 70 mil dólares (7 millones de pesos argentinos) en cirugías estéticas para asemejarse a esa mítica criatura.

Luego de que Hernández se sometiera a operaciones en las que le extrajeron las orejas, le dividieron la lengua, lo castraron y se hizo cientos de tatuajes y en todo el cuerpo, el hombre decidió cambiar su género y de nombre: ahora se llama "Tiamat Legion Medusa".

El amor de este hombre por las modificaciones corporales extremas comenzó después de un sueño en la década de 1980 sobre una mordedura de serpiente, que cree que lo convirtió en un “reptoide”.

Legion, que es un ex vicepresidente de un banco, contó: “(En el sueño) me encontré rodeado de serpientes, de todos los colores y las serpientes me estaban mordiendo y tenía mucho miedo, pero mientras el sueño continuaba y ellos seguía mordiéndome, podía ver que no me lastimaban ni ellos ni sus mordiscos”.

Richard Hernandez antes de transformarse en Legion.

Además, agregó: “Fue cuando me di cuenta de esto que mi miedo comenzó a remitir y me sentí seguro y en paz y no tenía miedo de las serpientes, entonces me desperté. Todavía puedo recordar el sueño tan vívidamente como si hubiera sucedido anoche, y fue entonces cuando supe que había un mensaje importante para mí en mi sueño: era un presagio de que yo era uno de ellos, una señal de cosas que ven en mi vida”.

Según dijo Legion, cree que esas serpientes lo mordían en su sueño para inyectarle un veneno como una forma de convertirlo en reptil. “Por eso hoy soy un dragón escupidor de veneno, como opuesto a ser un dragón que escupe fuego, como muchas personas asumen incorrectamente", aclaró.

El medio local The Mirror informó que Richard tiene un “crisis de identidad” que comenzó cuando eran niño y Legion fue víctima de abusos que los llevaron a una "desconexión" con la raza humana.

“Estoy eliminando partes de mí mismo que me ofenden, incluidos algunos de mis atributos físicos y también cómo vivo mi vida hoy como criatura que es en parte humana y en parte reptil”, sostuvo Hernández quien continuó: “Habiendo estado en el infierno y de regreso, habiendo soportado tanta crueldad a manos de los humanos, convertirme en algo de otra especie es mi propia forma de lidiar con el dolor y la angustia espiritual, emocional y psicológica que continúa atormentándome a lo largo de mi vida, hoy día”.

La increíble transformación de Richard Herandez.

Por otro lado, el estadounidense afirmó que es “un reptil de la vida real y verdadera y una criatura mitad humano mitad reptil”. "Puedo lidiar con ser parte humana, siempre y cuando también sea parte reptil porque, al ser una transespecie, dejar de ser 'solo humano' me da una paz que sobrepasa todo entendimiento", dijo el hombre que ahora trabaja como artista al mostrar su asombrosa transformación en dragón.

Con lo que respecto al veneno que lleva dentro de su cuerpo, Legion dijo que no es que tenga un veneno real saliendo de sus colmillos, sino que viene de su corazón. Además, precisó que “(el veneno) puede ser una combinación de algo bueno o no tan bueno, dependiendo de una situación particular” y de cómo trata a “las personas que son agradables y respetuosas o con las malas y feas”.

“Mi lema es que cada uno se cumple como se merece: uso mi intelecto y mis palabras, que pueden hacer que las flores crezcan o corten como un cuchillo, y la gente puede ser amable o probar mi veneno. Aquí es donde está mi lugar feliz: saber que he hecho todo lo posible para encontrar mi felicidad y encontrarla en otra especie", reflexionó Legion, quien cree que finalmente habrá terminado con su transformación para el 2025.