Silvino y Graciela estuvieron en Villa Gesell, en el mismo lugar donde asesinaron a su hijo Fernando Báez Sosa, en el boliche Le Bricque. Ambos recordaron al joven, que perdió la vida en manos de una patota conformada por jugadores de rugby.