Tremendo caso. La abuela paterna no cree de los dichos del menor y se niega pese a las pruebas fehacientes. Los familiares estuvieron en la puerta de la casa de la abuela reclamando justicia y acusando a la mujer de entregadora de esta grave situación.