Los vecinos denuncian a un hombre, que alquila de lunes a lunes su casa a jóvenes haciendo fiestas descontroladas, que duran hasta las 10 de la mañana. Además genera conflicto por los autos y motos que se acercan al lugar.