La gente lo obligó a detener su marcha, pero lo sigue maltratando aún ante la vista de todos. Este terrible caso ocurrió en Corrientes. Los mismos vecinos son los que lo descubrieron antes del cruel acto.