El pánico para unos nenes que jugaban en una zona montuosa de la localidad santiagueña de La Fortuna fue extremo. Encontraron el cadáver de una joven de 29 años al pie de un eucaliptus. El cuerpo tenía a la altura del cuello una bufanda a la que le faltaba un pedazo, el que se encontró luego en una rama a dos metros de altura. 

El macabro hallazgo fue el inicio de una investigación por femicidio. El cuerpo presentaba hematomas por golpes y signos de estrangulamiento. El impacto fue mayor para los habitantes de La Fortuna, en el departamento de Jiménez, porque después se supo que la víctima estaba embaraza de tres meses. Y que, además, tenía una hija de 9 años.

Por el hecho fue detenido su novio, de 23 años, quien se cree que la asesinó y montó una escena para simular un suicidio, informaron en las últimas horas fuentes del caso citadas por la agencia de noticia Télam. La víctima fue identificada como Vanesa Concha y el presunto femicida fue reconocido como Carlos “Charly” Juárez.

¿Cómo se dieron cuenta los investigadores del falso suicidio?

“Visto así, aparentemente, era un suicido y se había desgarrado la bufanda de la cual ella pendía”, comentó a Télam la fiscal a cargo del caso, Melissa Deroy. Sin embargoremarcó que “el médico policía advirtió que la chica presentaba un hematoma en el ojo, un golpe en el labio superior y un surco que iba por debajo del hueso hioides y era lineal (a diferencia de lo que sería en un suicidio que es ascendente), más compatible con un estrangulamiento que con un suicido”.

La funcionaria judicial agregó: “Ante el adelanto del informe del médico y los golpes que sufrió la joven, tengo caratulada la causa como homicidio agravado, un femicidio”.

 

Los investigadores pudieron establecer que la víctima mantenía una relación de noviazgo con Juárez desde hacía unos seis meses. Y que habrían pasado juntos la noche anterior al hallazgo del cuerpo. 

Los pesquisas sostienen que la pareja salió a cenar unas hamburguesas y, en ese contexto, estiman que mantuvieron una discusión por celos de él hacia ella, la que el joven de 23 años habría pensado poner fin con el brutal crimen.

La fiscalía accedió a una información respecto del motivo de la discusión, ya que la hija de 9 años de Vanesa habría presenciado llamadas telefónicas en las cuales Juárez le gritaba porque no quería que el padre de la nena fuese a visitarla a su casa.

La detención del sospechoso tuvo idas y vueltas

Tras la gran cantidad de evidencias recolectadas, la fiscal solicitó la detención de Juárez. Pero, cuando los policías fueron a buscarlo a la casa donde vivía con su madre, la mujer les dijo a los agentes que su hijo había viajado a Tucumán la madrugada anterior “porque se quería hacer ver una rodilla”.

Debido a eso, Deroy pidió el allanamiento de tres viviendas en la localidad El Arenal, en uno de los cuales el sospechoso finalmente fue capturado. 

En ese domicilio, los agentes decomisaron la moto en la que el imputado se había trasladado la noche anterior al hecho. En el vehículo había manchas rojizas que podrían ser sangre. Por último, los uniformados también confiscaron teléfonos celulares, aunque hasta este miércoles no se había encontrado el dispositivo móvil de la víctima.

 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios