Este no es el final de una película de terror. Es la historia de un hombre multimillonario que tuvo dos esposas. Tras el fallecimiento de su primera mujer en un accidente aéreo, se volvió a casar. Ese segundo matrimonio también tuvo un trágico final: le arrojó ácido en la cara a su pareja.

Conocé esta historia en el informe de "Las Nuevas tragedias de los famosos".

Ver comentarios