Potrero, violencia y descontrol. Todo empezó en la previa de un partido de fútbol. Llegaron 15 personas para agredir a Ezequiel y su hermano sin mediar palabra. Aún con el joven tirado en el piso, no frenaron y ahora tienen traumatismo grave en el ojo.