El caso ocurrió en Libertad. Padres y madres estuvieron en la puerta de la casa taller de Vanesa, la supuesta estafadora, para reclamar que le den la campera. Después de varios minutos, Vanesa dio la cara por teléfono.