Organizaciones sociales y cooperativas nucleadas en el Frente Barrial de la CTA de los Trabajadores realizaron esta mañana un "panazo nacional" contra los "monopolios molineros" ante el alza del precio de los productos derivados de la harina.

La protesta se llevó a cabo para visibilizar el descontento de los trabajadores de la industria con los empresarios especuladores. Comenzó a las 10 de la mañana en la estación de trenes de Retiro, y el kilo de pan se vendía a 150 pesos, casi la mitad de su valor. 

En la manifestación estuvo presente el secretario general de la CTA y diputado del Frente de Todos (FdT) Hugo Yasky.

"Los cuatro vivos que quieren enriquecerse a costa del hambre de las familias argentinas quieren esconder la harina para exportarla 'libremente'. Por eso rechazan la conformación de un fideicomiso", denunció el Frente Barrial de la CTA a través de un comunicado.

En el documento se dijo que, "para los sectores populares, es imprescindible desligar el precio interno de los alimentos básicos del precio internacional, y eso solo es posible con la intervención decidida del Estado con todo el peso de la ley".

El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, criticó a las molineras.

Anunciado por el Gobierno en marzo, el denominado fideicomiso del trigo es una medida que contempla volcar al mercado doméstico 800 mil toneladas del cereal, ante la necesidad de "proteger el mercado interno, permitir generar certidumbre y eliminar la volatilidad de los precios de la harina y el trigo", según lo explicó la Secretaría de Comercio Interior.

"No podemos esperar nada de la voluntad de las clases dominantes. Primero es necesario cuidar el pan de nuestra mesa y luego favorecer las exportaciones", concluyó en su convocatoria la organización que lidera Yasky.